Go Back

Tarta de queso con frutos rojos fit

La versión más saludable de una tarta de queso con frutos rojos.
Tiempo de preparación20 min
Tiempo de cocción1 h
Tiempo total1 h 20 min
Plato: Postre
Cocina: española
Raciones: 4 personas
Calorías: 923kcal

Ingredientes

Para la base:

  • Galletas María sin azúcares 0% Gullón 100 gr.
  • Mermelada de fresa sin azúcares añadidos 0% 100 gr.

Para la crema de queso:

  • +Proteínas natural (en su defecto queso fresco batido 0% o yogurt desnatado 0%) 500 gr.
  • Láminas de gelatina neutra (en su defecto gelatina en polvo). 12 láminas o 1 sobre de gelatina en polvo.
  • Edulcorante o stevia.

Para el topping:

  • Frutos rojos congelados (en su defecto sin congelar). 100 gr.
  • Mermelada de fresa sin azúcares añadidos 0% 100 gr.

Elaboración paso a paso

  • Lo primero que haremos será triturar las galletas con ayuda de un mortero, hasta cubrir la base de nuestro molde. Añadiremos 100 gramos de mermelada de fresa 0% hasta tener una masa homogénea y compacta. Repartimos bien por la base de todo el molde (si tenemos un molde de silicona será más fácil desmoldar). Metemos en el congelador mientras hacemos la crema de queso, para que nuestra galleta quede más compacta.
  • Mientras tanto vamos a echar 1 a 1 las láminas de gelatina en un recipiente con agua, lo que haremos será hidratar las láminas (en caso de usar geletina en polvo disolverla directamente en agua hirviendo). Cuando nuestras láminas estén hidratadas y sean completamente flexibles, las diluiremos en muy poca cantidad de agua (en el microondas o al baño maría).
    Cuando estén disueltas, añadimos el edulcorante en el queso fresco batido y a continuación echamos el queso fresco en la gelatina disuelta hasta tener una mezcla homogénea.
  • Ahora introducimos nuestra tarta de queso en la nevera hasta que la gelatina cuaje y podamos añadir en topping.
  • Cuando nuestra tarta esté compacta y se haya solidificado entonces podremos añadir la mermelada de fresa 0% por encima y decorar con unos frutos rojos y ahora solo queda desmoldar y... ¡A DISFRUTAR!